En los lugares más pobres de la India, los padres son capaces incluso de vender a sus hijos. Viviendo en condiciones infrahumanas estos niños trabajan durante todo el día en trabajos muy duros. Un adulto en estas zonas cobra unos 0.70€ al día. Algunos niños son reclutados por gente que los explota como soldadores u otros trabajos sin ningún tipo de protección.

DOCUMENTAL ESCLAVITUD INFANTIL EN LA INDIA